Museo Contisuyo

Museológica, exhibición, investigación y difusión cultural

Tel.: 053 461844 / 463521 • museocontisuyo@museocontisuyo.com

Jr. Tacna 294 • Cercado • Moquegua • Moquegua

Artículos
SALA DE CRUCERO DEL HOSPITAL BETLEMITICO Y SU HISTORIA - BARRIO BELÉN
MUSEO CONTISUYO 12-03-2021
Barrio Belén y hospital Betlemítico antes de 1940


LA SALA CRUCERO DEL HOSPITAL BETLEMÍTICO Y SU HISTORIA


Don José Carlos Mendoza y Arguedas, construyó en el Hospital Betlemítico de Moquegua la enfermería de crucero o cruz latina, con gruesas paredes y techo abovedado de piedra labrada y cal. Las camas de los enfermos estaban en “covachas en los muros de piedra” donde se colocaban los colchones. Había 34 de éstas. La obra para auxiliar a los pobres se inauguró en marzo de 1819, y existió hasta 1948. Soportó muy bien el cataclismo del 13 de agosto de 1868 que demolió Moquegua.


En la madrugada del 11 de mayo de 1948, un fuerte terremoto arruinó muchas construcciones de la Ciudad de Moquegua. Muchas versiones de testigos del sismo indicaron que se derrumbaron las bóvedas de la sala crucero del hospital de hombres y que el centenario edificio quedó abandonado y en escombros. Joaquín de Baraybar describe “El 11 de mayo de 1948, a las 4 de la mañana, se produjo un terremoto en Moquegua, perdiéndose el Hospital San Juan de Dios, su capilla y parte de Santo Domingo, recién reparado.”


Sin embargo, don Luis Kuón, como testigo, describe la verdadera magnitud de los daños en el Hospital de Crucero, “…sin que sufriera mayores daños el Hospital San Juan de Dios aparte de una u otra cuarteadura sin importancia en los gruesos y resistentes muros y un boquete por desprendimiento de unas cuantas piedras de la bóveda, en el lado izquierdo del crucero, sin que ninguna de las averías sufridas pusiera en peligro la estructura general del Hospital.” (Kuón 1981, p.390).


Se habilitaron barracas para los enfermos en la entrada de la portería, más por las constantes réplicas que se sucedieron durante más de un mes, que por el derrumbe total del Hospital de Hombres u Hospital de Crucero. En setiembre de 1948, el Médico Titular Dr. Víctor Paredes “se entristecía por el triste espectáculo de ver a los enfermos a la intemperie expuestos a graves dolencias”; en cuatro meses después, nada se había hecho por los enfermos.


Finalmente, la centenaria construcción fue demolida. La versión de don Luis Kuon dice que fue por orden del General Zenón Noriega Agüero, ministro de Guerra de la Junta Militar que presidía el Gral. Manuel A. Odría, quien “… dispuso la remisión de Cien mil soles y envió una Compañía de Zapadores para la demolición del crucero del Hospital…” (1981, p.215).

Portada Actual de lo que fuera el Hospital de Crucero de Moquegua


El Libro de Actas del año 1948 nos aclara las circunstancias. El 17 de agosto 1948 hubo sesión de Junta General, la primera desde el sismo de mayo pasado. En sección Informes se leyeron varios telegramas: El Nº 12, de 8-07-1948 del Senador por Moquegua Sr. Angulo que comunica que la Junta Central Distribuidora de Créditos había asignado al nuevo pabellón provisional del Hospital de Moquegua S/. 250,000. El Telegrama 14 julio 1948 donde el Director de Asistencia Social Hospitalaria, informa que los planos ya están listos para construirlo en áreas del jardín y que la Junta debe firmar de inmediato el contrato. (Actas Junta General 1944-1955, folio 25).


En Orden del Día, Don Jesús H. Cosío expresó su extrañeza por no haber oído Resolución alguna de la superioridad ordenando la demolición de los muros del Hospital “…que, por ser tan fuertes han soportado el embate de varios sismos y que era una obra tricentenaria que debía haberse conservado y que aún más, la Sociedad en si no había autorizado tal demolición puesto que después del sismo de mayo no se habían reunido en sesión” (Actas Juntas Generales 1944-1955, folio 25). Tampoco la Junta para Control de Obras dio orden alguna para demoler. El Médico Titular, Víctor Paredes, expone no estar de acuerdo con la demolición hecha del Hospital Antiguo y con el gasto de pólvora


Presionado por estos cuestionamientos a su actuar, el presidente Don Augusto Chocano del Alcázar aclaró que no sólo él había sido quien pidió la demolición del Hospital Antiguo sino todas las personas presentes en el Hospital cuando visitó el Delegado venido de Lima (Actas Junta General 1944-1955, folio 26). Por sus acciones a espalda de la Beneficencia, Jesús Cosío pidió su censura.


La sesión continuó el 18 de agosto para debatir el voto de censura al presidente Chocano por ordenar la rápida demolición del Hospital Antiguo. Interviene doña Ángela Barrios de Espinoza quien manifiesta: que el Prefecto, el Alcalde, el Comandante de Armas, el Presidente de la Beneficencia, ella misma y un grupo de señoras habían solicitado al Delegado del Gobierno, Director de Hospitales y Beneficencias de la República que inspeccionó los daños en Moquegua“…que el nuevo Hospital debía construirse en el sitio que ocupan las ruinas del Antiguo a lo que el Delegado accedió con el compromiso que se efectuara, en el menor tiempo posible, la demolición de los escombros existentes…” (Actas Junta General 1944-1955, folio 31. Doña Ángela agregó que las Señoras de Moquegua constituidas en Comité habían efectuado una Kermes y Tómbola para subvenir a los gastos de la demolición y que gracias a sus gestiones y las de la Prefectura del Departamento, habían logrado la venida de zapadores que estaban cumpliendo con dicho trabajo…” (f 32). El alegato presentado no calmó las aguas. El Dr. Eduardo Jiménez manifestó que el error grave de la Presidencia fue no haber dado cuenta de su decisión a la Institución, la única competente para tomar el acuerdo final. El directivo Jesús Cosío sustenta la censura haciendo hincapié que en dicha demolición no hubo acuerdo de la Sociedad; pidió que quede constancia de su desacuerdo para demoler el antiguo Hospital. 


 

Fachada y Ventana ala sur de lo que fuera El Hospital de Crucero de Moquegua


El remezón institucional continuó en la sesión del 11 de setiembre, donde Augusto Chocano presenta su renuncia irrevocablemente al cargo. Asume el vicepresidente Efraín Romaña. Eduardo Jiménez consideró que se han entrometido elementos extraños en asuntos que conciernen sólo a la Institución. En defensa, Doña Esther de Fernández Dávila pidió voto de aplauso para Chocano, pero la Junta lo reservó para mejor oportunidad. El Dr. Jiménez pidió que esta sesión salga en periódicos locales” …con el objeto de salvar su responsabilidad de moqueguano y profesional joven y que el día de mañana no tuvieran que señalarlo como coautor de ese desastre” (folio 37).


Augusto Chocano falleció el 13 de setiembre de 1948, dos días después de su renuncia. El voto de censura a discutir en próxima sesión le produjo tal nivel de vergüenza y depresión que un infarto lo llevó al Cementerio General y nunca recibió el voto de aplauso. En la siguiente sesión del 26 de setiembre 1948, se dio parte del fallecimiento del presidente renunciante, sin ningún homenaje


Luis Kuón reprocha a las autoridades locales haber permitido esta destrucción.”…la ignara ceguera de las autoridades de Moquegua de ese tiempo, en lamentable actitud pasiva que siempre será recriminada, permitió la demolición dispuesta por el general Zenón Noriega, ministro de guerra del gobierno del Gral. Manuel Odría…para levantar nuevos cimientos  de un burdo remedo de centro de salud que bien pudo construirse en otro lugar…(el nuevo hospital provisional)” (Kuón, 1981, p.390).


Finalmente, el hospital provisional se quedó a medio construir y como hospital definitivo para Moquegua. El nuevo Hospital de Moquegua a construirse en otro terreno nunca se edificó, por discordias entre moqueguanos. Como siempre. Hoy, del antiguo edificio sólo quedó su fachada que da a la Calle Moquegua y la sala del crucero sur a medio demoler y abandonada. Dicen arquitectos entendidos que la Sala de Crucero pudo ser reconstruida; sólo había perdido algunas piedras de las bóvedas, pero sus muros estaban firmes tanto que se necesitó dinamita para demolerlos. Los muros del crucero sur actualmente existentes muestran su solidez, hasta hoy, porque soportaron el terremoto del 23 de junio de 2001.


MAGISTER VICTOR LINO CASANOVA VELEZ.


 




Restos de dos covachas para enfermos en el ala sur del Hospital de Crucero
Imagen de nuestra Señora de Belén, patrona del Hospital Betlemítico de Moquegua
.:: • © Copyright 2010 - 2021, Museo Contisuyo ® • Moquegua • Moquegua • 053 461844 / 463521 • museocontisuyo@museocontisuyo.com • http://www.museocontisuyo.com
Jr. Tacna 294 • Cercado • .::
.:: • PORTALWEB 6.0 ® • WCMS Web Content Management Systems • Development for Santos Digital ™ Global Strategy